Comer 12 uvas a la medianoche acompañando el sonido de las 12 campanadas cada 31 de diciembre. Una práctica que se ha ganado un lugar junto a otros rituales practicados fervorosamente para despedir y recibir el año. Una de las creencias en la buena suerte que más arraigo ha adquirido en los países de habla hispana. Costumbres, ritos y supersticiones que evidencian la tradición cultural de cada país. Recibir el nuevo año tiene diversas manifestaciones alrededor del mundo.

Uvas Año Nuevo

Uvas de Nochevieja, brindis, y ¡feliz año!

Origen de las uvas en el Año Nuevo

Cada víspera de la llegada de los Reyes Magos, el 5 de enero, la capital de España se convertía en una sola fiesta hasta el amanecer. Era el día más esperado por el pueblo para celebrar. Corría el año de 1882.  Los gobernantes estaban cansados de los desmanes de los ciudadanos durante la noche de Reyes. Resolvieron cobrar un impuesto a aquellos que quisieran salir a festejar. Esta medida por supuesto no agradó a los habitantes. Fue así como un grupo de madrileños optó por salir la Nochevieja del siguiente año a hacer su fiesta. Decidieron ridiculizar a las clases pudientes. A los burgueses que acostumbraban esperar el Año Nuevo en sus casas, brindando con champán . Una costumbre llevada de Francia, donde las uvas se servían como postre en cualquier época del año, y se acompañaban con la bebida espumosa.

Uvas, champán y feliz año

Las uvas se acompañan normalmente con champán para el brindis de medianoche

El sitio escogido, la Puerta del Sol, tradicional plaza madrileña donde se encuentra el reloj de la Casa de Correos. Reloj que en este año 2016 cumplió 150 años. Allí se reunieron los celebrantes a esperar las 12 campanadas y comer las respectivas uvas. 3 años después este acto se había convertido en un importante y concurrido evento. Empezando los años 1900 la prensa comentaba la forma como se había arraigado esta costumbre en las clases populares. Aunque en sus inicios sus intenciones eran la mofa y la rebeldía.

Las uvas se volvieron tendencia para Nochevieja

Algunos relatos dicen que esta tradición se extendió gracias a un excedente de uvas que hubo en 1909. En Alicante los viticultores aprovecharon esta circunstancia para motivar el consumo. Acudieron a la buena suerte que traerían las uvas como estrategia de mercadeo. Sin embargo, hay historiadores que afirman que aquella no fue una época de excedentes de ningún tipo. Todo lo contrario, fue una época de gran escasez.

Sea cual fuere la circunstancia, las uvas de la noche de Año Nuevo se volvieron tendencia. La prensa y los visitantes se encargaron de expandir esta práctica al resto del País. La costumbre viajó también a sus antiguas colonias americanas. De modo que las uvas de finales del siglo XIX de origen satírico y contestatario, terminaron siendo símbolo de sueños y proyectos por cumplir.

La primera transmisión televisiva de esta multitudinaria celebración fue la del 31 de diciembre de 1962. El canal español TVE transmitió en directo las esperadas 12 campanadas con las uvas como protagonistas. Hoy en día gente de distintas nacionalidades se da cita en este histórico lugar para participar de la espera del nuevo año. Mientras tanto, las familias ven desde sus hogares la transmisión de las campanadas para comer cada uva al compás del reloj. Una creencia asociada a la abundancia, la prosperidad, y el buen augurio para cada año que comienza.

Sígueme y comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published.