Los palillos chinos nacieron como utensilio de cocina. Antiguamente los chinos cocinaban al fuego en grandes recipientes. Insertaban trozos de comida en tallos, normalmente de bambú, para transportarlos y asarlos. Los historiadores dicen que estos tallos se transformaron en cubiertos desde hace más de 5000 años. Sin embargo, la primera referencia escrita aparece en el Liji, o Libro de los Ritos, uno de los 5 libros del confucianismo. Allí se habla de su uso durante la dinastía Shang que existió en China hace unos 4000 años.

La razón por la cual se usan palillos en Asia

Hay 2 elementos que contribuyeron a la implementación de los palillos en China y su posterior expansión. El primero, cuando Confucio dijo: “el hombre honorable y correcto separa bien lejos el matadero y la cocina y no permite el uso de cuchillos en su mesa”. Ahí los palillos ganaron terreno. El segundo, el aumento de la población y la respectiva disminución del combustible para cocinar. Esto hizo que la comida se partiera en trozos pequeños de fácil cocción. Así, los alimentos se cortaban lejos de la mesa. Luego llegaban a ella en pequeños trozos listos para comer con las varas de madera.

Palillos chinos místicos

El bambú o la madera no han sido los únicos materiales de los icónicos palillos. Existen de bronce, oro, plata, marfil, y jade. Hacia el siglo VI d. C. los palillos iniciaron su viaje hacia Japón, Corea y Vietnam. También llegaron a Tailandia. Pero allí su uso fue restringido en el siglo XIX. El rey Rama V, modernizador del país, introdujo el uso de los cubiertos occidentales en la población. Los palillos se dejaron para comer solamente los fideos.

En cada país tomaron diferentes materiales y longitud. Por ejemplo en Japón son más cortos que en China y a la vez más afilados en la punta. En Corea no se usan en madera sino en metal. En fin, hechos de diversos materiales que incluyen el plástico, el aluminio, o el acero inoxidable, los palillos chinos son de una sencillez casi metafísica. Sin embargo, en la mesa ejecutan una secuencia de funciones como sujetar, mover, escoger, separar, rasgar. Todo esto los ha convertido en símbolo de armonía e inteligencia. Estudios científicos afirman que su uso fomenta la agilidad y sensibilidad de la corteza cerebral. Los movimientos de los dedos, los músculos de los brazos, y los nervios que se conectan entre sí, mejoran la capacidad de coordinación en las personas.

palillos chinos

En algunos hogares asiáticos cada miembro de la familia tiene su propio juego de palillos, contrario a Occidente donde los cubiertos se comparten o se reutilizan sin tener en cuenta cuántas personas los hayan usado.

Green Peace o los palillos chinos

Actualmente más de mil millones de personas tienen el hábito de comer con palillos. Una cifra que alarma, especialmente a los defensores del medio ambiente, porque estos cubiertos son desechables y en su mayoría fabricados en madera.  Para su producción, de acuerdo con las cifras de Green Peace, en el 2011 China consumía anualmente 1,6 millones de m3 de madera.

Se debe tener en cuenta que la cultura china está llena de mitos y símbolos, por supuesto la cocina no es una excepción. La tradición indica que los palillos deben tener el mínimo contacto con la boca y no se comparten. Este principio existe desde antes de que en China, en el Extremo Oriente, y en general en nuestro planeta, existiera la cantidad de comensales que somos hoy en día. Si Confucio estuviera vivo, seguramente preferiría ver más árboles y menos palillos desechables.

El arte de maniobrar los palillos chinos en la mesa

Aunque su existencia representa toda una rama de la cultura china y asiática, y un símbolo de su antigua civilización, brevemente les voy a decir qué se debe tener en cuenta al usarlos en la mesa. Por ejemplo, jamás se deben dejar caer al piso porque no sólo es de mala educación, sino de mala suerte. Tampoco es bien visto golpearlos entre sí, ni contra los platos o vasos. Esto significa que se está apurando al anfitrión para que sirva la comida.

Otra de las recomendaciones es no ponerlos cruzados, sino siempre en paralelo. Nunca se meten de cabeza entre el tazón de arroz. Tampoco se deben usar para trinchar un pedazo de comida. Todos los anteriores son usos que representan agresividad. Además, si ya se escogió un bocado y se sujetó con los palillos, no se puede devolver al plato, debe llevarse a la boca. Y mucho cuidado con ir a chupar los palillos, ese es un acto repulsivo.

En cuanto al manejo se refiere, como en todo, la práctica hace al maestro. Si se sostienen de forma correcta, los dedos de forma natural se acomodan, dejando el palillo inferior inmóvil, y el superior en movimiento. Los dedos pulgar e índice arriba, anular y meñique por debajo, y el corazón en medio de los 2. Esto simboliza el axioma chino de cielo, tierra y humanidad. Para mí es el axioma de sujetar, comer y disfrutar.

Los palillos chinos son símbolo de la gastronomía oriental. Gracias a la investigación de su origen, uso y expansión, se han encontrado valiosos elementos de toda una civilización. Tras su sencilla apariencia hay tradición y sabiduría milenarias.

Bibliografía:

Poulain, Jean-Pierre. Dictionnaire des cultures alimentaires. (2012). Presses Universitaires de France Puf. France.

Le grand Larousse gastronomique avec le concours du Comité gastronomique présidé par Joël Robuchon. (2012). Larousse. Paris.

Sígueme y comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published.