Las galletas de la fortuna son esas que tienen un mensaje personalizado en su interior. Contienen profecías, consejos para la vida y axiomas que algunos consideran como antigua sabiduría china. Además son famosas por ser el postre gratuito al final de la comida en una gran cantidad de restaurantes chinos alrededor del mundo. Sin embargo, primera sorpresa, en China no las comen, ni siquiera las conocen.

galletas fortuna

En China los habitantes no consumen ni preparan las galletas de la fortuna, ni ellas hacen parte de sus tradiciones.

Las galletas de la fortuna chino-japonesas

En realidad las galletas pitonisas de esta historia son descendientes de unas galletas japonesas llamadas “senbei”. Pero estos antepasados de la galleta de la suerte eran salados y de color marrón, también con un mensaje incluido. Se preparaban desde comienzos del siglo XIX, especialmente en Kioto, cerca de los templos sintoístas. Y es que los japoneses son tradicionalmente seguidores de las predicciones del futuro en todos los aspectos de su vida. De hecho, existen diferentes amuletos representados en pequeños papeles donde los nipones esperan encontrar las respuestas a sus inquietudes.

Los primeros colonos japoneses migraron a Estados Unidos en 1868. Llegaron a Hawái y al estado de California. A principios del siglo XX, en San Francisco, Makoto Hagiwara  administraba el Japanese Tea Garden. Allí empezó a preparar unas galletas dulces, crujientes, con un mensaje de la fortuna en su interior, y las servía como acompañante del té.  Es decir los “senbei” pero adaptados al dulce gusto norteamericano. Poco a poco las galletas se hicieron famosas y se empezaron a producir a gran escala para vender a otros restaurantes.

Las galletas de la fortuna en la post-guerra

Después de la Segunda Guerra Mundial todos los habitantes de ascendencia japonesa de la costa oeste fueron evacuados forzosamente. La mayoría de sus negocios desaparecieron, y otros fueron retomados por los chinos. El número de restaurantes chinos aumentó, y al mismo tiempo un sentimiento anti-japonés se expandió.  Así fue como la galleta de la fortuna tuvo la suerte de ser rescatada y comercializada como producto chino.

Al puerto de San Francisco llegaban soldados y marineros de diferentes lugares. Allí conocieron las galletas de la suerte que servían los restaurantes chinos, de modo que empezaron a pedirlas en los restaurantes chinos de sus sitios de origen. Por supuesto las órdenes comenzaron a llegar rápidamente. Tanto así que, en los años 50, ya se vendían en Estados Unidos 250 millones de unidades al año.

galletas fortuna

Las galletas de la fortuna que se consumen alrededor del mundo son fabricadas en Estados Unidos.

Las galletas californianas de la suerte

En los años 80 el Tribunal de Revisión Histórica de San Francisco declaró que las galletas de la fortuna eran efectivamente de San Francisco. Esto debido a que el inmigrante chino David Jung, quien vivía en Los Ángeles, afirmaba ser el verdadero inventor. Finalmente, los japoneses se las inventaron, los chinos las comercializaron, y los estadounidenses las siguen consumiendo.

Actualmente el mayor fabricante se encuentra en Nueva York. Solamente en Estados Unidos se consumen 5 millones de galletas diariamente. Parece que las galletas de la fortuna le han dado bastante fortuna al que las produce. Y con sus mensajes llenos de ambigüedad y humor, hacen parte de la cultura de la comida china que no se cocina en China. ¿Qué mensaje simpático has encontrado dentro de la galleta de la fortuna?

Bibliografía:

Ono, Gary T. (31 de octubre de 2007). Japanese American Fortune Cookie: A Taste of Fame or Fortune – Part 1 [Entrada en blog]. Recuperado de http://www.discovernikkei.org/en/journal/2007/10/31/fortune-cookie/

Lee, Jennifer 8. (2008). The Fortune Cookie Chronicles. Twelve. New York

Sígueme y comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published.