La segunda bebida más consumida del mundo tiene historias escondidas. Llamado el “segundo oro negro”, el café es una herencia árabe que conquistó el planeta. Y aunque se bebe en muchos rincones de la tierra, no en todos se hace de la misma manera.

« El café es negro como la noche. Fuerte como el pecado. Dulce como el amor. Caliente como el infierno”.

Proverbio turco

El café no se bebe donde se produce

Durante el siglo XXI el café se ha convertido en un objeto de lujo. Ha cambiado su presencia mundial de commodity a producto exclusivo, especialmente en los países desarrollados. No es un secreto que se cultiva en países pobres, y se consume en países ricos. Por ejemplo en Jamaica se cultiva un tipo de arábica, el Blue Mountain, considerado el más caro del mundo. El 80% de su producción va al mercado japonés. El 20% restante es para compradores extranjeros particulares. Mientras que en Jamaica la población no consume café.

De otra parte, los 3 países donde más se consume café en el mundo, no son productores. El consumo promedio mundial por persona es de 1.3 kg al año. Pues resulta que en Finlandia, que ocupa el primer lugar, el consumo es de 12 kg anuales por persona. El segundo lugar lo ocupa Noruega, con 10 kg anuales por persona. Y en tercer lugar está Suecia con 8.4 kg al año.

el café de Cultulicious

Los granos de café son frutas del cafeto. Un arbusto pequeño que requiere altura y humedad para su desarrollo. Si los granos son frutas, podríamos decir que el café es el jugo del desayuno

Aroma ficticio

Sí, ficticio. Es tan seductor el aroma del café, que algunas de las grandes franquicias internacionales usan un olor falso de café para atraer a los clientes. Gracias a la tecnología, y a las estrategias de mercadeo, existen fragancias artificiales de todo tipo. La del café no podía ser una excepción. De modo que si es de los bebedores que disfruta de todo lo bueno que tiene la experiencia de tomarse un café, elija la próxima vez la cafetería del barrio, o el pequeño café de la esquina. Aroma, sabor, y temperatura reales.

Un turco patrimonio de la humanidad

El café a la turca es desde el 2013 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La diferencia está en la preparación. Y el encanto, en la forma de servirlo. Es un café que se muele hasta que se convierte en un polvo muy fino. Se ponen 2 o 3 cucharadas a hervir con agua y azúcar en un pequeño recipiente, tradicional de Turquía, que es de cobre con manija de madera (cezve). Apenas hierve, sube la espuma, se retira del fuego, y se sirve en pequeñas tazas, acompañado de un vaso de agua.

Tomar este café en Turquía es un rito social antiquísimo. Es una institución desde épocas del imperio otomano. Un momento para conversar con tranquilidad, sin afanes. Pero el rito no consiste solamente en beber café. Al final hay que voltear la taza para leer el futuro en los posos. Esa parte se llama “fal”. Toda la ceremonia es símbolo de hospitalidad, amistad, y diversión. Características que son comunes a una bebida que con estilo y simplicidad sigue reuniendo a su alrededor historias y culturas.

Referencias:

Sobre el café. (2010). Recuperado de http://www.cafedecolombia.com

Informes estadísticos. (2016). International Coffee Organization. Recuperado de http://www.ico.org

Sígueme y comparte :

Leave a Reply

Your email address will not be published.